El HalcónRef. CP095

Un doble proa veloz y cargado de historia y de hazañas impresionantes. Un futuro icono de los barcos clásicos.

EUR 60.000 ,-

Generalidades

Astillero:Doebler y Cía. (Buenos Aires)
Diseño:Konrad Bohrdt
Modelo:Cúter doble proa
Año de construcción:1935
Bandera:
Material del casco:Caoba
Material de la cubierta:Contrachapado, forro de teca

Descripción

Eslora total:10.8 m. Convertir a metrospies 32.92 pies
Eslora flotación:0 m. 0.00 pies
Manga:2.92 m. 8.90 pies
Calado:1.44 m. 4.39 pies
Desplazamiento:0 0 Tm. Tm.

Aparejo

Tipo:Sloop, A.Lagos, Sitka Spruce
Winches:4 bronce, antiguos
Enrollador de Génova:No
Enrollador de Mayor:
Tangón:

Aparejo de Cubierta

Molinete:No
Anclas:2 Danforth
Auxiliar:No
Motor fuera-borda:No
Equipo de seguridad:Español 3ª zona
Radiobaliza:No

Aparato Motor

Máquina:Nissan A 4.28
Potencia:55 cv
Año:1988
Revisado:Constantemente
Horas:450
Transmisión:Eje
Hélice:Tres palas fija
Hélice de Proa:No
Tanque de Combustible:2 x 80 l.

Velas

Mayor:Diamond, terylene (1996)
Foque:No
Génova:No
Tormentín:No
Trinqueta:No
Mesana:No
Espináker:
Genáker:No

Electrónica

Corredera:DMLC 3500
Sonda:DMLC 3500
Estación de viento:No
Piloto automático:No
Radio VHF:Sailor Rt2048 + Navicode RT550 Lsd
GPS:Garmin 128
Trazador:No
Radar:Koden MD3400
Otros:No

Sistema Eléctrico

Voltaje:12V/220V
Baterías:2 x 100Ah
Generador:No
Invertidor:No
Cargador de baterías:Mobitronic

Disposición Interior

Camarotes:1
Camas en total:6
Baños:1
Duchas:No
Agua Caliente:No
Tanque de Agua:70 l.
Aguas negras:No
Nevera:No
Horno:No
Aire Acondicionado:No
Lavadora:No
Potabilizadora:No
Varios:Funda invernal completa. Toldo de verano.

Comentarios de Barcos Singulares

El Halcón es uno de los barcos de vida más azarosa que se puedan encontrar hoy en el mercado. Diseñado, construido y poseído por residentes alemanes en la Argentina de los Años Treinta (respectivamente Konrad Bohrdt fue su diseñador, Herbert Doebler el constructor y Dietrich Meyböhm (apodado Maipú) el propietario), se caracterizaba por unos cuantos detalles relevantes: su popa en canoa, la mayor con un diminuto pico de cangreja que corría por el mismo carril que los cursores y las velas de algodón, teñidas de rojo y gualda. Las navegaciones en el Río de la Plata limitan muchísimo el calado de los barcos, a causa de los frecuentes bajos que cambian a menudo su posición, por ello Meyböhm impuso a Bohrdt un calado de 1,44 m., contra el de 1,75 original, algo que, según el mismo diseñador, no afectó a sus características en ceñidas. En sus primeros cinco años de vida, el Halcón participó en muchas regatas al mando de “Maipú”, conocido por su tosquedad en la maniobra de la caña. En septiembre de 1939 estalló la Segunda Guerra Mundial y el acorazado de bolsillo alemán Admiral Graf Von Spee, que había zarpado de Alemania todavía en tiempos de paz, libró una memorable batalla naval en la que tácticamente los Ingleses llevaron la peor parte. Sin embargo, el acorazado fue obligado a recalar en el puerto neutral de Montevideo, en donde al final se autohundió para no caer en manos enemigas. Toda la tripulación fue internada en Argentina y algunos oficiales se retuvieron en la Isla de Martín García, muy próxima al puerto de Olivos, base del Halcón. Maipú, seguramente con el apoyo de la Embajada alemana y de ambientes castrenses argentinos, ideó un plan para liberar a esos oficiales y llevarlos de vuelta a Alemania, para continuar la guerra. Un buen día, Maipú salió para un “breve” crucero en solitario y... no se supo nada más de él, hasta que apareció en la Isla de Tenerife, en las Canarias, 5.600 millas más al norte, con una tripulación de alemanes cuyas identidades permanecieron oscuras hasta mucho después. Se trataba de cuatro oficiales del acorazado hundido en Montevideo, que fueron recogidos por un avión alemán y llevados, junto con Maipú, a su Patria. El Halcón había cumplido una verdadera azaña, que no deja de sorprender aún hoy: navegó durante semanas por el centro del Atlántico, para evitar las rutas más concurridas y pasar indetectado. Maipú vendió entonces el Halcón a unos miembros del Real Club Náutico de Tenerife. Durante un cuarto de siglo, el Halcón fue el buque insignia del Club tinerfeño y participó en todas las regatas que ese Club fue fundando, como la de San Ginés o la Regata Lustral. De la primera, el Halcón ganó las ediciones de 1948 y 1949, estableciendo incluso el récord de la travesía que duró 18 años. En la edición de 1954, acabó embarrancado en Fuerteventura, con el palo destrozado y recibió a raíz de ello un plano vélico renovado, fruto del ingenio del famoso Arquitecto naval inglés Alan Buchanan. Dos palos más, tuvo el Halcón durante su ajetreada vida. El segundo, en 1965, a raíz de otro accidente durante la misma San Ginés y el tercero, en 1996, construido por los famosos Astillero Lagos de Vigo con el mejor Pino Sitka Spruce disponible. Precisamente en 1965, el Halcón terminó su carrera en Tenerife. Durante una regata de Plymouth a Tenerife, tuvo que recalar en la Ría de Cedeira, por avería al palo y acabó siendo vendido a unos socios del Real Club Náutico de La Coruña, del que se convirtió en buque insignia durante más de veinte años, durante los cuales participó en todas las regatas más importantes entre España, Francia e Inglaterra. Luego, hacia los años Ochenta, empieza una fase de trabajos de modernización que lo hacen más adecuado para la época, superando su espartanidad con un interior renovado, un motor y un palo nuevo y lo mismo para la caseta y la cubierta. Durante más de 45 años, el barco hizo parte de la vida de la misma familia, siempre cuidado y mimado, hasta que, recientemente, un uso cada vez más difuminado impone su venta. Como vemos, el Halcón es un barco repleto de historia y de azañas que merece un primer plano entre la flota de clásicos de cualquier lugar.

Solicitar más info del El Halcón

Estoy interesado en este barco

Su nombre*

Su teléfono*

Su email*

Comentarios

captcha Escriba este código:

Legal

Estos datos se consideran correctos, pero no están garantizados. Esta ficha no es válida como contrato ni parte de contrato. El comprador tendrá que nombrar un experto y/o agente para comprobar el estado de cualquier detalle que desee investigar. El barco se ofrece sujeto a las cláusulas venta preferente, cambio de precio, cambio de inventario, o indisponibilidad sin previa notificación.